Make a Donation
Support our programs & help people with CF globally.
Donation

October 1, 2004

Datos interesantes sobre la alimentación de los adolescentes con FQ



Malina Boone, USA

La adolescencia se caracteriza por una serie de cambios físicos y emocionales que se producen en el cuerpo. La FQ afecta a las personas de forma diferente. Su problema fundamental es un error en el intercambio de agua y sales en algunas células. Esto hace que el cuerpo produzca un moco espeso y viscoso que obstruye los pulmones y facilita la aparición de infecciones.  El cuerpo necesita más calorías para combatirlas. Puede resultar difícil para un adolescente con FQ comer al día lo suficiente para cubrir sus necesidades, en especial si no se encuentran bien. Muchos adolescentes con FQ, necesitan un aporte calórico entre un 30 y un 50% superior al de otros jóvenes de su misma edad. En otras palabras necesitan entre 3000 y 5000 calorías diarias. Una dieta equilibrada rica en calorías es importante para ganar altura y peso de forma adecuada.

Proteínas: La cantidad de proteínas que se necesita al día se sitúa entre el 15 y el 20% del total de calorías. Se pueden encontrar en carnes, alubias, huevos, leche y productos lácteos. Los productos con alto contenido proteínico también suelen ser ricos en vitaminas, minerales y grasas.

Hierro: Durante la pubertad se necesita más hierro porque aumentan los músculos y el volumen de sangre. La carne, el pescado, la harina de avena y las pasas tienen mucho hierro.

Calcio: El cuerpo necesita más calcio cuando los huesos se encuentran en periodo de crecimiento. La FQ está relacionada con su mala absorción lo que significa que se absorbe menos vitamina D y como consecuencia menos calcio. La leche y los productos lácteos son fuentes extraordinarias de vitamina D y calcio.

Zinc: El zinc favorece la función inmunológica, el crecimiento y la curación de las heridas. Los frutos secos, las carnes y los mariscos contienen mucho zinc.

Si así está indicado, tendrá que ingerir enzimas para facilitar la absorción y la digestión de las comidas. Sin ellas, puede ser más difícil ganar peso y altura. Puede ser necesario tomar suplementos nutricionales si no se alcanza la ingestión de calorías necesaria. La alimentación por sonda puede ser otra forma de cubrir la falta de calorías. Éstas son opciones que tendrá que sopesar con su especialista en FQ o en nutrición. El cuidado que le proporcione al cuerpo en estos años afectará el resto de su vida.

Nota de la editora:
Éste artículo está tomado de la U.S.Cystic Fibrosis Foundation, CFF  (Fundación Americana de Fibrosis Quística)
http://www.cff.org
Sección “Living With CF” (“Vivir con la FQ”)

Donate Now